Road trip to Highlands

Edinburgh Calton Hill

Hace unos meses, en uno de esos grupos de whatsapp para compartir gustos y afición por la fotografía, se comentó la loca idea de hacer un viaje fotográfico, así que la gente del grupo empezó a soltar lluvia de ideas, desde rincones de España, a zonas más fotográficas como Islandia, mirando por los bolsillos de los interesados, hasta que finalmente salió grupo de 5 para Escocia. Desde Edimburgo, a las Tierras Altas Escocesas.

Tenía ya en mente un viaje a Edimburgo, una ciudad que aún no había visitado antes, y desconocía que me iba a fascinar tanto como lo ha hecho. Su gente, sus locales, iglesias transformadas en pubs, cafés o incluso galerías o mercados, el castillo, seguridad en las calles aún sin ver policía, historia y arte… y cómo no, sus rincones y parques, así como los cementerios celtas, utilizados por la gente como zonas de paseo o incluso para desconectar, comer en el descanso de oficina o sencillamente ir a leer y descansar, si el tiempo acompaña.

“Enjoy the scotish weather!!” nos dijeron al salir del backpackers de Edimburgo, en Cockburn St. Hostel mochilero, muy céntrico, en el casco antiguo de la ciudad, al lado de la Royale Mile, y a mano de todo. Y no les faltó razón, el tiempo no estuvo de nuestro lado todos los días, pero para eso nos habíamos leído antes unos buenos consejos del libro de Eduardo Blanco: Fotografiar con mal tiempo, un buen momento. Así que iniciamos nuestro road to the highlands.

¿Por qué elegir las Tierras altas de Escocia para un viaje fotográfico?

Road trip

Las tierras altas de Escocia tienen muchas localizaciones que no hay que descuidar. Pero en nuestro caso nos vamos a centrar únicamente en la Isla de Skye, y no es poco. Es la isla más grande de las Hébridas Interiores, su principal industria es el turismo, ganadería (podemos ver ovejas y “vacas highlandesas” por casi todas partes) y como no, el Whisky. Algunas de sus destilerías con más de 200 estilos de whisky diferentes. En nuestro viaje pretendemos encontrar algunas de las localizaciones que ya llevamos sobre mapa, y anotar aquellas que podamos encontrar.

Nuestro plan de ruta se iniciaba en Glasgow, donde contratamos la caravana a la compañía OpenRoad Scotland. Andy nos trató muy bien, y pese al incidente en carretera con otra furgoneta, todo salió estupendamente. Pero vamos a centrarnos en las localizaciones. Partiendo de Glasgow, fuimos subiendo al norte por el oeste de Loch Lomond, primera parada para ir haciéndonos a conducir por la izquierda. Ya en carretera vamos organizando y planificando las primeras fotos y localizaciones. Para poder dormir, pernoctar o incluso registrarnos en un camping, no hay problemas en Escocia, cada ciudad está preparada y siempre encontraremos lugares donde poder pasar la noche en caravana sin problemas. Para la vuelta, nos decidimos por Balloch, por cercanía a Glasgow y para aprovechar así al máximo el último día.

Loch Lomond

Seguimos avanzando dirección a Oban, pueblito costero que vimos de pasada, aunque bien merece la pena una parada para pasear por sus muelles. Unas compras para los primeros días y continuamos con la ruta. Nuestra primera localización marcada en mapa es Glencoe. Quizá uno de los valles más famosos y espectaculares de la isla. Su ubicación le ofrece unas luces impresionantes, sobre todo cuando el tiempo acompaña. Puede tener atardeceres por un lado del valle, y amaneceres por el lado opuesto. Por lo que es lugar ideal para pasar la primera noche. Al terminar la semana, volveremos para atravesarlo esta vez, camino a Glasgow, la carretera atraviesa de lado a lado este valle, que es el corazón de un antiguo volcán.

Pasada la noche, amanecemos y aprovechamos la buena luz para unas fotos de producto. Para este viaje tuvimos la sponsorización de Vallerret. Unos guantes pensados por y para fotógrafos. Existen muchas marcas con características similares, pero los venden como guantes deportivos para caza, y por eso mismo me gustaron más los de Vallerret, por que no entran en ese terreno y están pensados para fotógrafos de paisaje, y sobre todo de invierno, pero ya hablaremos de los guantes en otro momento.

Glencoe

Cogemos carretera a buen ritmo, desayuno rápido y marchamos hacia el Viaducto de Glenfinnan. Famoso ahora por haber salido en películas de Harry Potter, si queréis sacar foto al famoso tren de vapor, tendréis que ir a partir de Mayo, que es cuando arranca el tren para hacer 2 o 3 trayectos al día. Pero en Marzo lo teníamos complicado. Aún así es fácil encontrar la localización perfecta para hacer la foto al viaducto. Justo antes de llegar a el, desde el segundo parking, caminando por la pista asfaltada, hay una señal que sube a la izquierda indicando la posibilidad de visitar unos vagones más arriba, sigues ese sendero, pasando por debajo del viaducto y subiendo por la ladera al lado del mismo. Llegas a un punto con unas vistas perfectas del viaducto. Hay que saber sacar partido a los paisajes, la fotografía de paisaje no solo se luce de atardeceres y soles espectaculares. Los cielos plagados de nubes y grises, pueden dar mucho juego también.

Seguimos carretera a Fort William, para pasarlo de largo y coger camino al famoso castillo de Eilean Donnan, otra localización planificada para hacer la foto al atardecer. Algo bueno tiene viajar en temporada baja, que los parkings están siempre vacíos y nunca nos ponen pegas para estar con la caravana. La noche del martes al miércoles fue la peor de todas de nuestra semana de viaje fotográfico. Por lo que después de comer, el atardecer no fue de los más bonitos, nubes, lluvia, viento, frío… así que tras hacer la foto, nos dirigimos a cruzar a Isla de Skye, próxima parada, Sligachan. Camping, hotel, bar, restaurante y hasta cervecería propia, Cuillin Brewery. La noche desde luego no acompaño para hacer unas fotos nocturnas, lo siento por Mario Rubio, pero no pudimos hacer nada ante la fuerte tormenta que nos sacudió nuestra primera noche en Skye.

Glenfinnan

Eilean Donan

El miércoles se presentaba movidito y ajetreado fotográficamente hablando. Storr, Quiraing y Fairy Glenn estaban entre nuestros objetivos. La noche del martes al miércoles llegó una fuertísima tormenta, un ciclón en el Atlantico Norte, entre las Islas Faroe y Escocia. Los coletazos de la tormenta se pudieron sentir hasta bien entrada la tarde en la Isla de Skye. La zona noreste de la isla, quedaba más expuesta a la tormenta, y la zona noroeste más protegida, por lo que siguiendo el planing de viaje, a la tarde pudimos descansar algo de la tormenta. Nos quedamos sin la foto en Old Man of Storr, por lo que habrá que volver. El clima en Escocia es así, cambiante, en el mismo día puedes disfrutar de un día primaveral, hasta un día lluvioso de Otoño.

Comenzamos el día en carretera, siempre por delante de una gran nube que traía una fuerte granizada y lluvia. En Portree llegamos a ver el sol, pero poco más. Pudimos acceder a la base de Old Man of Storr, hicimos unas fotos, y al ver que la nube nos alcanzaba, decidimos descender de nuevo. El camino hasta el “viewpoint” de Old Man of Storr, es de una hora aproximadamente. Lo poco que pudimos subir, lo tuvimos que bajar corriendo, el fuerte viento y el granizo hizo presencia en Storr y nos impidió continuar. Con el peligro de estropear el equipo fotográfico.

Una vez en la caravana de nuevo, nos cambiamos la ropa mojada y nos acomodamos como pudimos, para seguir la ruta del día. Próxima localización Quiraing. El camino en carretera es corto, con parada express en Kilt Rock para ver la cascada de pasada. Hay que estar atentos en Staffin, una carretera sale a mano izquierda que lleva a Quiraing por un camino bastante angosto y mal tratado, se puede ver una señal indicando que en invierno la carretera pueda estar inaccesible por las inclemencias del tiempo, por lo que conviene repensar acceder por aquí a Uig en días complicados. Las vistas en Quiraing son impresionantes. El paisaje te lleva a la imaginación y te transporta a otro planeta, de hecho algunas películas como Prometheus han grabado escenas tanto en Quiraing como en Old Man of Storr. Lo malo de esta ocasión fue el clima. El jueves amanecería rápido y despejado, así que marchamos corriendo a Quiraing desde Uig a probar suerte con la luz y el clima. “The scotish wather” se puso de nuestro lado esta vez, y nos ofrece una tregua para disfrutar de una luz espectacular. No hay más que ver las dos fotos para comprobar la diferencia climatológica de un día a otro.

Old Man Of Storr

Uig. Pueblo clave en el viaje, al tener un camping abierto. No todos los campings abren en invierno en Skye. Por lo que aprovechamos el medio día para ducharnos, comer caliente, esperar a que pase la tormenta, puesto que a la tarde mejoraba, y para adecentar la caravana, andábamos justos de agua y había que hacer limpiezas de rigor. Es algo que nunca se cuenta en los blogs de vida de campervans, pero muy importante hacer. Al atardecer, localizamos Fairy Glen o Fairie Glen “valle de las hadas”, lugar que parece el sitio elegido por las hadas para esconderse en esta parte de Escocia. Es un conjunto de montañas y valles que esconden una serie de cascadas y lagos pequeños. La montaña que más destaca es conocida como Castle Ewen. Además, podemos ver una serie de espirales formadas por piedras que, según dicen, una vez recorridas hasta el centro, hay que deshacerse de algún amuleto y pedir un deseo para tener suerte.

Tras la foto de mañana en Quiraing y un desayuno de reyes, partimos a Neist Point vía Uig. Por lo que volvemos por el camino ya hecho para repostar gasolina y continuar nuestro viaje. El camino a Neist Point no es fácil y conlleva una serie de “pruebas” de campeonato. Primero la carretera, estrecha, de un solo carril y llena pasing places y de ovejas pastando a los lados, toda una prueba de conducción. La segunda es la escalinata y enorme pendiente que hay que recorrer para bajar al faro desde el parking, y lo más importante, para volver a subir, tercera prueba. El faro se encendió por primera vez en 1.909, pero desde 1.990 se controla desde Edimburgo, por lo que actualmente la instalación está abandonada, a pesar de seguir en funcionamiento. Una vez aquí, hay varias fotos importantes las que hay que hacer, por lo que nos lleva prácticamente todo el medio día.

Fairy Glen - Castle Ewen

Neist Point

Entrando el atardecer, cogemos camino a Portree, capital de la Isla de Skye, para pasar la noche una vez más en Sligachan. Un paseo por el puerto y por el pueblo, antes de ir a cenar, nuestra última cena en Skye, donde probamos el autentico Haggis. Esta noche en Sligachan el clima nos da tregua, y aunque la noche es fría, podemos aprovechar para hacer algunas fotos nocturnas. El hielo de las nubes más altas nos ofreció un halo lunar completo encima del puente y las montañas. Por lo que la foto era casi obligatoria. Bien protegidos con plumas y nuestros guantes de Vallerret, apenas notamos el frío en nuestras manos.

Moon Halo

Último día en Skye, partimos a Fairy Pools, piscinas de las hadas. Pero una vez más, el clima no acompaña. Por lo que la visita es casi fugaz y con menos fotos de las deseadas. Cogemos carretera para hacer visita al Lago Ness, no solo para una foto más, había que buscar a Nessie, y visitar las Highlands sin parar por Ness o Fort August, no tenía mucho sentido. Finalmente no pudimos ver a Nessie. Debido a un pequeño imprevisto en carretera por retenciones por el transporte de 3 aspas de molino de viento, el viaje de vuelta se retrasó más de lo esperado, por lo que llegamos bien entrada la noche a Balloch para la última noche de nuestro Highlands Photo Tour. Eso si, todo un espectáculo ver las aspas de molino en carretera encima de esos camiones.

Ya de vuelta en Edimburgo, tras casi 1.300km de carretera durante estos días, merecemos un descanso y nos damos una vuelta turística por la ciudad. Nos apuntamos a un freetour, un paseo de souvenirs y nos damos un homenaje en el Pub de Maggie Dicksons, Maggie Dicksons fue una joven que abandonada por su marido, se fue de Edimburgo y se volvió a enamorar, quedándose embarazada. Tras ser abandonada de nuevo, decidió ocultar su embarazo, ya que en aquella época tener un hijo siendo madre soltera suponía la horca. El hijo no solo nació muerto, sino que  por desgracia la vieron enterrando el cadáver y la condenaron a la horca. Tras ser ejecutada, y mientras la llevaban en el ataúd, escucharon gritos y vieron que seguía viva, por lo que procedieron a ahorcarla de nuevo, solo que en esta ocasión un hombre entre el pueblo que observaba la ejecución, gritó que la mujer ya había pagado por su condena, y era elección divina que hubiera vivido, por lo que no podía ser juzgada por segunda vez; así Maggie quedó libre. Cuentan que se casó con aquel hombre que la salvó, y que compró la casa donde se encuentra situado actualmente éste Pub que lleva su nombre, justo en frente de donde fue ahorcada, en el Grassmarket.

Video: Gigio Photography.
Edición: jmgfoto

 

 

Esta entrada fue publicada en Escapadas, Producto, Proyectos Personales y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *