Retratos en Nieve y excursiones pirenaicas.

Tenía ganas de hacer unos retratos en invierno, en plena nieve. Por dar un punto de vista diferente al habitual en la fotografía social en Bodas, generalmente en verano. Pero las parejas también se quieren en invierno. Así que una “love sesion” invernal no sería mala idea para empezar a finales de 2017, la temporada de bodas 2018. ¡Y aún me quedan otro par de reportajes este invierno!

Aquí podéis ver un miniresumen de la preboda de Maitane&Iñaki. Unas fotos que hicimos en las primeras nevadas de 2017.

 

 

Algunos consejos para los fotografiados.

  • Vamos a hacer una sesión de pareja en pleno invierno, no una sesión de vida en la montaña o deporte nórdico. Vestid cómodos pero elegantes, naturales, como soléis vestir habitualmente, pero “abrigadicos”, que hará frío.
  • La nieve moja, sobre todo si jugamos con ella, y en ella. Tenedlo en cuenta a la hora de llevar jerseys de lana, siempre quedan muy bien, muy cool, son abrigaditos, pero mojados, pesan.
  • Naturalidad, complicidad, espontaneidad. Olvidad preocupaciones y disfrutad de las fotos como un momento entre vosotros, divertido y más íntimo, sin obligaciones.
  • Y sobre todo reid y quereos.

 

Es normal que la gente se sienta un poco tensa al principio, mirando a cámara constantemente, sonrisa forzada. Pero eso no es lo que buscamos los fotógrafos. Preferimos más naturalidad y complicidad entre vosotros y nosotros, buen rollo y diversión aseguran unas fotos divertidas y bonitas. En consecuencia se convierten en unos recuerdos divertidos y bonitos.

Ahora algunos consejos para los fotógrafos. No son muy diferentes de cuando vamos a hacer fotos a la montaña o a zonas más frías. Cuando hacemos paisaje o viajamos a la nieve. El paisaje de invierno siempre es muy atractivo también. Y aunque quizá no pasemos el mismo tiempo a la intemperie, que en una sesión en pareja, ésta última suele ser más corta que una excursión a la nieve buscando paisajes, las consecuencias de llevar el equipo al aire, son prácticamente las mismas.

  • OJO con la humedad y la condensación. El material de la cámara es metálico, se enfriará mucho en al aire. Al terminar la sesión, deja la cámara en la mochila y/o en el maletero del coche, ya verás las fotos al llegar a casa. Los cambios de temperatura no son buenos.
  • Tampoco se te ocurra sacar la cámara en un bar o en la habitación del hotel nada más llegar. El contraste de temperatura hará que la condensación sea más fuerte.
  • Guarda la cámara en la mochila con la cremallera abierta, pero sin abrirla. Lejos de las fuentes de calor como chimenea o calefacción.
  • Las baterías con el frío, duran menos. Guarda siempre una en un bolsillo interior de tu chamarra. A veces incluso cambiando la de la chaqueta por la puesta y viceversa, parece que se recarguen un poco.
  • La nieve puede engañar al fotómetro de la cámara, por tanto sobreexponed un poco la foto, un punto o incluso dos. Personalmente me gusta empezar en ISO 200 y un diafragma muy abierto, así me aseguro velocidades altas. A partir de ahí, elegid la velocidad para compensar. O incluso bajad a ISO 100.
  • Expón puntualmente, en el centro. Exponiendo a las caras, claro. Ya que si la cara está bien expuesta, aunque el resto quede algo quemado, o por el contrario subexpuesto, la cara siempre la tendrás bien.
  • Enfoca a los ojos. Unos ojos enfocados harán que el resto de la imagen de igual como está.

Además, aprovechando el fin de semana invernal que hemos tenido, he podido tener una escapada con ‘el bro’, que estrena furgoneta, aunque lleva estrenándola ya casi dos meses. Llevamos ya una temporada que, al menos una vez al año, hacemos una escapada fotera. Todo empezó hace 2 años en un taller de fotografía invernal de Eduardo Blanco, y desde entonces hemos repetido con el en un par de ocasiones, pero esta vez tocaba ir solos.

Fuimos al valle de Ansó, un pueblecito pirenaico muy cerca de Isaba, el Valle de Roncal, y el Valle de Hecho. Montes, paisajes, nieve, buena comida y buen alojamiento, muchas gracias a Elena e Iñaki de la Casa Baretón, una acogida inmejorable. Las cervecillas de postfotos, también cayeron unas pocas, como no. Probamos varias de las Pirineos Bier. A pesar de no haber podido visitar su fábrica, una lastima.

Y de ahí, a buscar la mejor vista de la zona, mientras buscamos el claro en el cielo que nos permitiera fotografiar buenos paisajes. Como veis en las fotos, no todo fue posible este fin de semana, pero las imágenes que nos llevamos, y las localizaciones, nos gustaron igualmente.

Esta entrada fue publicada en Bodas, Escapadas y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *





Los datos proporcionados aquí son gestionados por el titular de este blog y estarán ubicados en servidores de DigitalOcean LLC situados fuera de la UE, pero que cuentan con certificado en el Escudo de Privacidad UE-EE.UU que garantiza unos niveles de seguridad adecuados. Política de privacidad de DigitalOcean.