Un reportaje de boda diferente

Hace algo más de un mes de mi última entrada en el blog, unos pequeños consejos a tener en cuenta a la hora de hacer una pequeña sesión de fotos en la nieve, consejos que son validos no solo para fotografiar retratos, también son algunas cosas a tener en cuenta para aquellos viajes o excursiones a lugares más fríos. Además, también podéis leer en el blog de Vallerret, la marca de guantes para fotógrafos y fotógrafas para mantener las manos calentitas en nuestras escapadas foteras. Aprovechad a comprar sus guantes, ahora que parece que la primavera todavía no llega. ¡Corred insensatxs!

¿Qué ha pasado en todo este tiempo?

Para destacar, un reportaje de boda diferente, de una boda diferente. Todos/as sabemos que cada boda es un mundo, que cada pareja es diferente y cada boda es especial a la forma de ser de los novios. I&I, a pesar de casarse por lo civil de forma tradicional en el salón árabe del Ayuntamiento de Bilbao, su reportaje empezó de una forma más peculiar, cambiándose los dos solos en casa, lo que nos permitió hacer un first look de sus estilos para la ocasión.

¿Que qué es un first look? Se trata de ese momento en el que la pareja se ve por primera vez en la ceremonia. La tradición, y sobre todo supersticiones, nos dictan que la pareja no se puede ver hasta el momento de la ceremonia, momento en el que captan la atención de todas las miradas de sus invitados/as, captan nuestra atención como fotógrafos, y es un momento muy emotivo en el que no puede escaparse ningún gesto.

Pero, ¿qué pasaría si nos saltamos esas “normas” y tradiciones, y hacemos un first look más intimo? A solas, en casa o en un momento del reportaje, un ratito antes de la ceremonia. El resultado es un mundo lleno expresiones, gestos y miradas. Aquí si se puede decir que cada pareja es un mundo.

Esta bien tener tradiciones, seguirlas y tenerlas en cuenta. Pero también mola ser un poco innovador y hacer cosas diferentes. Cada vez son más las parejas que se animan a una boda diferente, se cambian juntos, incluso ayudándose entre ellos mismos. A pesar de los nervios que ya de por sí trae el día, son momentos más íntimos y que ayudan a aliviar esos nervios, se nota en las caras, en los gestos y en la complicidad de la pareja en si. Eso se nota incluso en el reportaje. En este caso, un reportaje más urbano, antes de la ceremonia, que fue de tarde, y en el que el tiempo nos dio tregua a pesar de haber pasado apenas unos días después, la gran nevada de este invierno 2018.

 

 

Esta entrada fue publicada en Bodas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *





Los datos proporcionados aquí son gestionados por el titular de este blog y estarán ubicados en servidores de DigitalOcean LLC situados fuera de la UE, pero que cuentan con certificado en el Escudo de Privacidad UE-EE.UU que garantiza unos niveles de seguridad adecuados. Política de privacidad de DigitalOcean.